Guataca Nights NY: La fiesta del cuatro ganador de Miguel Siso

Guataca Nights NY: La fiesta  del cuatro ganador de Miguel Siso

Desde la avenida el DROM no promete mucho. El local nocturno neoyorquino, ubicado entre una venta de smoothies y una tienda de fumadores, no parece una estación para teletransportarse. El 14 de marzo, en una de las más emblemáticas Guataca Nights, lo que en apariencia es simplemente un bar cool con un modesto escenario, se convirtió en la pista de despegue para sobrevolar Venezuela desde su cara más amable: la música.

Guataca Nights NY: Parranda navideña y cierre del 2018

Fue un año histórico para la plataforma Guataca, para sus músicos, productores y amigos. Para todos los que hacen vida en un escenario, delante de unos focos de luz, pero sobre todo para aquellos que respiran a través de lo que pasa en sus instrumentos y sus voces. Este año, no solo de expansión, incluyó la alegría siempre inesperada cuando es pura, del reconocimiento.

 

Justo después de cumplir sus primeros 10 años, la Guataca y buena parte de los artistas que han sido y formado parte de ella, recibieron un merecidísimo reconocimiento. Giras, salas llenas, el unísono de aplausos a través de ciudades en todo el mundo y un broche de oro que cerró la gesta del año en los Grammy Latinos.

 

Desde Nueva York, se vivió con el calor de los saltos frenéticos, la nominación al Grammy que recibió a principios de año el álbum Pa Fuera, toda una revelación hecha en conjunto por C4 Trío y Desorden Público, que ofreció una fusión única hasta la fecha: el ska consagrado de Desorden y el cuatro rebelde del trío de virtuosos. A plena noche de invierno, el trío presentó junto a Horacio Blanco y los desordenados, temas del disco en vivo, celebrando su participación dentro de la categoría “Mejor álbum rock, música urbana o alternativa latina”.

 

Los hitos continuaron cuando la marea margariteña de Nella Rojas ofreció su primer concierto en el Joe´s Pub de Manhattan a casa llena, cerrando una gira que cruzó Venezuela, Panamá, México, Miami y coronó con una noche en la que la presencia de su voz, bastó para vaticinar lo que vendría en el curso del año. Me llaman Nella se apoderó de redes y oídos por igual, con la insinuación de los talentos que llegan sin agresión y para quedarse. Los maestros Ilan Chester y Paquito D´Rivera fueron testigos del brillo sin equívocos de Rojas.

 

A este recorrido sonoro lo invadieron la multitud de cuerdas del arpa de Eduardo Betancourt, que presentó su producción Ad Libitum en una presentación arrasadora e impresionante. Para muchos de los presentes, las posibilidades musicales del arpa se extendieron al comprobar cómo detrás de su sonrisa y la fuerza de sus brazos, Eduardo ejecutaba unos solos increíbles, casi vocales. Al destello se sumó su homólogo colombiano, Edmar Castañeda, en un duelo de arpas que arrancó ritmo y melodía sin frenos.

 

La brújula de Nueva York también nos llevó a Miami, donde presentamos junto a Gerardo Guarache y el guataquero mayor, Cesar Miguel Rondón, el libro 10 años de pura Guataca, que reúne no solo buena parte del registro escrito y visual de esta primera década, sino un álbum fotográfico rico en detalles, personajes y escenarios de conciertos, presentaciones, producciones discográficas y el Festival Caracas en Contratiempo.

Este año también se sazonaron las tardes veraniegas de Manhattan con música de Guataca on the river, con sesiones que incluyeron duetos e invitados especiales como José Luis Pardo con Ulises Hadjis, Yuri Juárez y Álvaro Benavides, Alí Bello, César Orozco y Sam Reider. Dándole la bienvenida al otoño se dio un concierto en el Barnard College de Columbia University en homenaje a grandes cantantes de toda América Latina como Cecilia Todd, Violeta Parra y Mercedes Sosa. La banda estuvo integrada por Claudia acuña en voz, Jorge Glem en cuatro, Baden Goyo en piano, Luisito Quintero en percusión y Ricky Rodríguez en bajo.

 

Adentrados en fechas cercanas a la ceremonia de los Grammy Latinos, se supo de las nominaciones al cuatrista Miguel Siso, por su disco Identidad, en la categoría de “Mejor álbum instrumental” y a la cantante multinstrumentista y productora Linda Briceño, como “Productora del año” por las producciones 11 y Segundo piso, de MV Caldera. Las nominaciones se convirtieron en acierto y en premiación.

 

Tanto el cuatro como el arduo trabajo de estos artistas se convirtieron en orgullo, siendo el disco de Siso una pieza magistral de la flexibilidad mundial del cuatro y Briceño la primera mujer en ganar ese premio en esa categoría en la historia del certamen.

 

DSCF3851.jpg

Ya para el cierre de esta última página del 2018, la Guataca ofreció su cuarto concierto navideño en la ciudad, con una banda y una invitada de lujo. Rodner Padilla en bajo, Diego Álvarez en percusión, Jorge Glem en las cuatro cuerdas y la magnífica Betsayda Machado en voz, soltando su trueno de voz desde el primer instante.

 

Contentos de celebrar, hicieron un recorrido extenso por villancicos, aguilnaldos, parrandas y estribillos que son parte de la tradición musical y oral navideña. La gente se ríe mucho en estos eventos porque se encuentran a sí mismos tarareando coros y letras de canciones cuyo nombre quizás desconocen, pero pueden cantar sin fallos.

Parece mentira, pero poco se repara en ese fenómeno. En tiempos donde la identidad entra en constante conflicto, en que se rechaza y se añora lo tradicional por excelencia, el cancionero navideño une y remite a los períodos más incuestionables de la ilusión y la esperanza. De niños no hay rencores, fronteras o partidos, solo canciones. La adoración al niño, o a la virgen o a la mera fiesta, son ejes temáticos del repertorio decembrino venezolano, de oriente a occidente.

 

Betsayda, desde el primer “Precioso querube” armó su rayo vocal y lo entregó a los presentes por más de dos horas, con una breve pausa. Sonaron todas las canciones y coros de ensueño: En mi conuquito, Gente de paz, Tucusito, Bajo la matica. Una sola fiesta se prendió con sendos solos de percusión de el Negro Álvarez, y con la novedad de Padilla y Glem acompañando a Machado en coros.

 

A mitad de concierto la sala de DROM en el Lower East Side, era un solo calor de palmas y gotas de sudor entre emocionadas y nostálgicas. Córrela, córrela, córrela, córrela pa allá, mientras un par de filas hacían el gesto de arrimarse entre las cinturas, fue uno de los últimos estribillos que se repitió antes de cerrar la noche.

 

Un concierto navideño es algo a lo que todos estamos invitados. Un espacio de encuentro irremediable con lo que no se puede abolir, el sentimiento de esperanza y el de tener un idioma emocional común, más allá de cualquier adversidad: la música. Ahora más que nunca, la música, como nuestro primer lenguaje, es una tabla que flota donde cualquier marea parezca alzada, imposible o llana. Jamás nuestras letras y nuestras melodías habían significado tanto.

Guataca Nights NY: La isla en canto de Nella Rojas

Guataca Nights NY: La isla en canto de Nella Rojas

La armonía es un elemento estético que aceptamos e inclusive, intuimos antes de entender. Sentimos que algo percibido es armónico, porque ocurre ante nosotros sin disonancias, sin alteraciones o desajustes. En el sonido, la armonía se suele parecer a algo correctamente orquestado y, para el público, algo que incuestionablemente es como debe ser.

Guataca Nights NY: El cuatro Ska de C4Trío y Horacio Blanco

Guataca Nights NY: El cuatro Ska de C4Trío y Horacio Blanco

La novedad es impura por definición. Unir y atar los recursos más inesperados es lo que en suma, genera asombro, y con éxito, placer. Inclusive placer culposo. En el caso de la música venezolana, no son pocas las veces en que por prejuicios u honesta desinformación, somos los mismos herederos de su tradición los que la desdeñamos. Pero es un pecado de ignorancia.

EL ACORDE GLOBAL DE SAM REIDER ENSAMBLE Y JORGE GLEM

EL ACORDE GLOBAL DE SAM REIDER ENSAMBLE Y JORGE GLEM

En eso que solemos entender por espacio sideral no habita el sonido. Allí, detrás del cielo que alcanzamos con la vista desde Europa, Asia o América, no existe la posibilidad de que la vibración que producen las cuerdas de un violín retumbe. Ni Paganini ni Lennon ni Simón Díaz existen allí.

Guataca Nights NY: El tuyero ilustrado

Guataca Nights NY: El tuyero ilustrado

n enero de 1892 se publicó en Caracas la primera edición de “El cojo ilustrado” una magnífica iniciativa de Manuel María Echezuria dirigida por J.M. Herrera Irigoyen, que marcó un hito en la historia editorial de publicaciones y revistas en Venezuela, ofreciendo fotograbados, textos únicos y un espacio que contó con nombres como el de Rufino Blanco Fombona o Rubén Darío dentro de sus colaboradores.

Guataca Nights NY: La furia tradicional de Horacio Blanco y Jorge Glem

Guataca Nights NY: La furia tradicional de Horacio Blanco y Jorge Glem

El miércoles previo al concierto, los músicos estuvieron ensayando en un apartamento del alto Manhattan. Pude transmitir en redes parte de la sesión y compartir la emoción de escuchar cómo el sonido de la banda tomaba forma. Muchos de ellos se veían las caras por primera vez y antes que sus voces o instrumentos, las partituras y los arreglos, “los papeles” como les suelen decir, habían estado hablando por ellos.

Guataca Nights NY: La guitarra humana de Aquiles Báez Trío

Guataca Nights NY: La guitarra humana de Aquiles Báez Trío

Una vez más la luz en la calle antecede al inicio de otra producción. Se acerca el verano y la claridad del día, alcanza casi hasta la hora del concierto. Ese mismo sol que todavía se percibe, ha acompañado al Aquiles Báez Trío en todo su recorrido por la costa este de Estados Unidos.

Guataca Nights NY: Las nuevas migraciones de Leo Blanco

Guataca Nights NY: Las nuevas migraciones de Leo Blanco

Las primeras semanas del 2016 sorprendieron a Nueva York y al mundo con un clima diverso y por lo menos, confuso. De momentos, el invierno parecía una imagen alejada de alguna postal y de pronto llegó el mes de enero más cálido de la historia. 

Guataca Nights NY: La selva invocada de Etno Ecléctico Trío

Guataca Nights NY: La selva invocada de Etno Ecléctico Trío

La selva es el espacio hecho fuentes, extensiones y ecos. Esta música recorre un misterio y su vibración mítica. Expresa el respeto que yace en los remos de una curiara o el tronco de un árbol que se hace flauta. ¿Es callada la naturaleza? ¿Lejos de la ciudad, se escapa del sonido? La respuesta es que ese silencio primigenio no existe.

Guataca Nights NY: La cuerda virtuosa de Eddy Marcano

Guataca Nights NY: La cuerda virtuosa de Eddy Marcano

El concierto como unidad persigue un instante que reúne, como en una comunión, la emoción del músico y sus espectadores. Ese discurso, que se puede valer de la ternura o el estruendo, requiere para su éxito que la ejecución de la banda, o los músicos, nos transmita esa intensidad. Como en cualquier acontecimiento de nuestras vidas,

Guataca Nighst NY: El vivo trémolo de Alí Bello

Guataca Nighst NY: El vivo trémolo de Alí Bello

En este caso, la vía de esa unión será aérea. El sonido de su violín bastará para tender, con sus cuerdas, un espacio común. En el escenario se evidencian varios juegos de percusiones, un par de amplificadores, el piano y la batería, esperando por la banda. La décima Guataca Nights NY está por empezar.

Guataca Nights NY: El tumbao sin límites de César Orozco

Guataca Nights NY: El tumbao sin límites de César Orozco

El calor está cesando, vuelve uno que otro sweater a estar en el perchero, y para la octava Guataca Nights NY tengo, como todos quienes pudimos ver el video de promoción, una imagen en la mente: Cesar Orozco ejecutando dos piezas al mismo tiempo, en un mismo piano.

Guataca Nights NY: Biella Da Costa, In a Sentimental Mood

Guataca Nights NY: Biella Da Costa, In a Sentimental Mood

Ahora mismo, el aura de la ciudad se acerca ante un piano, un bajo, una trompeta. Una voz y detrás de ella, una mujer vestida de negro. Es Biella. Invocando el placer sonoro de las palabras jazz y blues. Susurrando al contraste de las mesas y las manos del sitio. Biella Da Costa sonando como suena Nueva York en sus recodos.

Guataca Nights NY: El asalto sonoro de Alejandro Berti

Guataca Nights NY: El asalto sonoro de Alejandro Berti

Hablar de trompetas parece un gesto bíblico. Algo nos remite al llamado tribal que a través de un cuerno se hacía para reunir, alertar, celebrar. Es un llamado siempre. Para la séptima Guataca Nights en Nueva York, un público muy puntual atendió a ese llamado. A la hora pautada, el Subrosa Bar estaba repleto y expectante.

Guataca Nights NY: La conquista vocal de Ximena Borges

Guataca Nights NY: La conquista vocal de Ximena Borges

Ya el verano permite que las puertas del Subrosa Bar estén abiertas. Con una luz nítida y la amenaza fugaz de una tormenta en el cielo, la “noche” del instituido martes de Guataca estaba por dar paso no a un vendaval ni una llovizna, sino a un territorio.