Aquiles Báez hipnotizó al público en las Noches de Guataca | El Carabobeño

Si las notas musicales fuesen pintura y la guitarra un lienzo, Aquiles Báez habría creado la noche de este jueves un cuadro maravilloso. Alejado totalmente de la oscuridad de El Greco o Van Gogh, sus trazos serían alegres, fuertes y paradójicamente hipnotizantes.

En las Noches de Guataca, el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre se convirtió en el escenario de Aquiles Báez Trio. La dosis perfecta de una noche excelsa: una batería -Adolfo Herrera-, un bajo -Gustavo Márquez- y las manos del icónico músico.

La velada se inició alrededor de las 7:30, luego de una innecesaria introducción, “A mis hermanos” fue la pieza de apertura. Sus canciones tienen la peculiaridad de mostrar fuerza desde el primer acorde, sin embargo hay otras que transportan al espectador a un estado relajante, como “Alas”, tema de la película “La pluma del Arcángel”.

El maestro Báez jugó con las emociones del público presente, al interpretar el himno de Valencia, original de Juan Vicente Torrealba. “Dejalos solos”, pidió al baterista, mientras paraban de tocar para escuchar la letra de boca de los valencianos. La pieza recibió aplausos y algunas lágrimas.

“Para componer no hay nada mejor que el amor”, argumentó mientras usaba su guitarra como Tambor e incluso Cuatro. De igual forma, los ritmos variaban cual vaivén. Jazz, Blues, Folklore nacional, se paseaban por su instrumento. Utilizó además el Baiao, un popular sonido brasileño, esa canción en particular fue dedicada a la deidad de Salvador de Bahía, llamado “El señor del Buen Fin”.

La noche se prestó para introducir a Mariana Mali, cantautora carabobeña, quien junto al trío de músicos interpretó un alabado Blues, igualmente prestó su voz para el tema de Báez, “La despedida”.

Sorpresivamente, el maestro interpretó con su voz “Un secreto entre los dos”, canción altamente romántica. Explicó que la maqueta estaba diseñada para un famoso artista nacional, pero uno de sus amigos insistió en que el propio Aquiles debía hacerlo, sino, se perdería la escencia de la letra.

Definitivamente, las Noches de Guataca se han transformado en una cita obligada para el público valenciano. Distintos artistas han y seguirán presentándose en el auditorio de El Carabobeño, demostrando una vez más la calidad que posee nuestro talento nacional. ¿Y tú lector, cuándo te incluirás a la Guataca?