HÉCTOR MOLINA SE SACA LA ESPINITA CON INUSITADO

Por Humberto Sánchez Amaya (El Nacional)

De los músicos de C4 Trío, Héctor Molina era el único que faltaba por aventurarse como solista. Pero decidió hacerlo y hoy es el día de la prueba: esta noche se presentará en el Centro Cultural BOD, donde interpretará varios temas de su autoría y experimentará con la pedalera de efectos, aunque sin olvidar el repertorio tradicional al que tiene acostumbrado a su público.

El concierto lleva por título Inusitado, un paso previo al estreno de su primer disco en solitario, como lo han hecho Jorge Glem y Edward Ramírez, sus compañeros en el ensamble.

“Desde hace tiempo tenía la espinita. Mis panas de C4 Trío, que son unos monstruos, han desarrollado una buena carrera solos. Todo esto surgió en abril, durante unas vacaciones en Mérida. Mi hermano Marco, que produce espectáculos allá, me animó y realizamos un show bastante íntimo en La Escena Teatro Bar, donde toqué con mi esposa (la flautista Yaritzy Cabrera) temas como ‘Amalgamados’. Me sentí tan bien que decidimos traerlo a Caracas. Tocaré piezas que he compuesto recientemente como ‘La casita amarilla’ y una dedicada mi hijo llamada ‘Canción para dormir a Andrés’. Serán nueve temas propios, además de versiones”.

—¿Cuál es la diferencia de este trabajo en solitario con respecto a lo que han hecho sus compañeros?

—Soy graduado en Composición en Unearte y he venido desarrollando eso desde hace mucho tiempo. Eso me da una voz y una fortaleza importante. Además, usaré las pedaleras, loopers, elementos electrónicos, que aun cuando ya han sido empleados por otros cuatristas, siguen siendo innovadores. Pero tampoco será puro modernismo, iremos de lo más novedoso a lo tradicional. También tocaré guitarra, una faceta que no muchos conocen de mí, pero que amo profundamente.

—¿Lo han cuestionado por organizar un concierto en estos tiempos de protestas?

—He venido haciendo muchas cosas en estos meses. Por ejemplo, me presenté con Los Sinvergüenzas y también con C4 Trío en el Centro Cultural Chacao (en abril y mayo, respectivamente). En ese momento nos atacaron durísimo. Esta vez no lo he sentido tanto. No sé si la gente está entendiendo, por lo que no he sufrido con los comentarios.

—¿Qué les dijeron?

—Que no era momento para festejar. Lo que pasa es que muchos ven el acto cultural como entretenimiento y no siempre es así. El acto cultural es educativo y en este contexto es un modo de resistencia ante la violencia. Los conciertos, obras de teatro y demás actividades son oportunidades para la conciliación y de respiro. En estos tiempos me he imbuido más que nunca en la música para sobrellevar la situación. No es meterse en una burbuja, pero siento que ella me ayuda a lidiar con esto de una mejor manera. Creo que la gente ahora lo entiende.

—Algunos podrían pensar que estas carreras en solitario preparan el terreno a una eventual separación de C4 Trío.

—Todo lo contrario. Siempre hemos trabajado con proyectos en paralelo. Seguimos en pie de lucha, como dicen ahora. Incluso, pronto nos vamos a presentar en Estados Unidos y Panamá. Estamos también terminando de grabar otro disco.