SORAYA ROJAS, UNA ARTISTA DETRÁS DEL ESCENARIO

Trabajo firmado por Gerardo Guarache (@Gagueando) para nuestros aliados de la Revista Climax de El Estímulo

Soraya Rojas - El Estímulo

Soraya Rojas - El Estímulo

Una mujer que era un motor. Su agudeza la hacía estar pendiente de todos los detalles. Una perfeccionista acompasada. Fanática del rock y el jazz, se enamoró de la música de raíz venezolana con C4 Trío, a quienes elevó al convertirse en su manager y productora, aunque siempre defendió ser más de lo segundo. Murió en la Caracas a la que tanto entretuvo, y sus artistas la lloran.

La noche del lunes ocurrió una tragedia de esas silentes —desde el punto de vista mediático— pero dolorosas, como una bomba que explota bajo el agua y destruye ecosistemas. La muerte repentina de Soraya Rojas, ex gerente en compañías como Evenpro y Water Brothers y manager de C4 Trío, ensombreció al mundillo de la producción de espectáculos en Venezuela.

“Estamos absolutamente devastados”, manifestaron a través de sus redes sociales los integrantes de C4. Y tras ellos, más músicos, compañeros de labores, periodistas, amigos y gente del medio dejaron una catarata 2.0 de condolencias, lamentos y mensajes de los que destilan dos rasgos fundamentales del personaje: el profesionalismo y la bondad.

Como gerente de producción de Evenpro, Rojas estuvo detrás de megaproducciones de artistas extranjeros en Venezuela, Panamá y Ecuador. Solía recordar, como la mayor proeza, el segundo Caracas Pop Festival (2002), en el que el ex Pink Floyd Roger Waters ofreció un concierto apoteósico que tuvo como utilería incluso un helicóptero sobrevolando a la multitud.

Soraya, que se conectó con la música desde su paso por las oficinas administrativas del antiguo Iudem (Instituto Universitario de Estudios Musicales), ahora Universidad Nacional de Las Artes, perteneció a las primeras generaciones responsables del Festival Nuevas Bandas. Una vez que dio el giro hacia la producción de eventos musicales, avanzó a punta de perfeccionismo hasta asumir un rol fundamental en compañías productoras de espectáculos masivos. Pero —me decía a mediados de junio—  a pesar de lo ambicioso y glamoroso de involucrarse en montajes a gran escala de artistas extranjeros, nada le produjo tanta satisfacción como sus aportes al movimiento artístico venezolano.

Lee el resto del trabajo aquí