El alma llanera que sonó en Chile

“¡Gracias Chile!” Es la consigna generalizada que amaneció en tendencia de redes sociales este viernes 17 de mayo, luego de que se viralizara un video donde se muestra a una orquesta conformada por carabineros (policía) en Chile interpretando el Alma Llanera durante un cambio de guardia frente al palacio de La Moneda, en la capital santiaguina.

Los usuarios conmovidos no dejaron pasar por alto el gesto de apoyo por parte de la nación hermana, que actualmente cuenta con una numerosa población de venezolanos que hacen vida en territorio chileno desde hace un tiempo, cifra que además se incrementa cada día gracias a la crisis generalizada que sufre el país.   

“Gracias Chile! La historia nos hace amigos!!” fue uno de los comentarios publicados por usuarios en la red social Twitter.

 

Guataca Orlando celebra su primer aniversario

guataca-orlando.JPG

Guataca Orlando cumple su primer año como plataforma de integración artística, enfocada en la promoción de los valores culturales venezolanos, de la mano con talentosos músicos residenciados en la ciudad de Orlando y foráneos, aportando valores a través de la música con propósito. En ocasión de este aniversario, el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, proclamó el 17 de mayo de 2019 como Día de Guataca, en Orlando.

Esto en virtud de los aportes sociales dirigidos a Venezuela que han surgido desde la iniciativa, al integrar comunidades hispanas al reconocimiento de las tradiciones, “donde reconocidos músicos han compartido escenario con talento emergente, brindándoles la oportunidad de darse a conocer, creando incluso beneficios económicos para sus participantes”, comentó Luisana Soto, productora de Guataca Orlando.

Desde la realización de la primer edición de Guataca Nights, la cual contó con la participación del pianista Leo Blanco y la cantante María Rivas, la plataforma ha recibido a destacados artistas, como C4 Trío (nominados al Latin Grammy) y el ganador del gramófono Miguel Siso, además de ser espacio para talentos locales, como Marisela Querales e Yvanna Martínez.

La celebración del Día de Guataca incluirá la presentación del espectáculo Cuentos de camino, de los venezolanos Miguel Delgado Estévez y Valentina Quintero, quienes además visitarán otras ciudades de Estados Unidos: Miami, Arizona, Philadelphia, Houston, Dallas, Phoenix y Atlanta.

A un año sin Gustavito

936043_10153835204114855_9086385880254369872_n.jpg

Hace un año, cuando Gustavo Márquez falleció a causa de un persistente linfoma no hodgkin, dejó música. Mucha música. Una playlist afortunadamente larga, de decenas y decenas y decenas de temas. Horas y horas de grabaciones que van corriendo, haciéndose presente en el tiempo y en el espacio.

Nunca dejó de tocar. Ni siquiera luego de las feroces quimioterapias a las que debió someterse por año y medio. Ni luego de que le practicaron ese complejo trasplante de médula ósea y, como indica el protocolo médico, lo aislaron del mundo. Confinado a esa habitación del Hospital de Clínicas Caracas, acompañó la soledad con los acordes de un cuatro y lo mostró en sus redes sociales.

El cáncer no alejó a Gustavo —mejor digámosle “Gustavito”, como cariñosamente lo llamábamos— de los escenarios. Cuando en septiembre de 2017 Guataca quiso agasajarlo con un concierto, y tenerlo en primera fila como el espectador más importante de esa velada en la que tocarían sus amigos más cercanos, se apareció en el ensayo, con su bajo, diciendo que estaba listo para tocar: que se lo permitieran, que ese era su lugar. Y, no faltaba más, se le hizo caso.

Parecía que acudía a la tarima a rasgar las cuerdas del bajo para, a cambio, llevarse la vibra de los aplausos, como parte de la terapia necesaria para frenar la reproducción anormal de sus células. Allí - como en la calle- Gustavo sonreía como sonríen quienes quieren expresar que todo está bien. Que no hay que preocuparse.

A un año de su fallecimiento, acudimos como devotos a escuchar la armonía robusta que era su bajo.

Gustavito, sin contratiempos, arropado por los reflectores de un teatro, entre amigos.

Gustavito, en ese tema suyo llamado Vértigo, interpretado por sus compañeros de C4 Trío.

Vértigo produce este áspero año que solo ha sido posible transitar gracias a la música que dejó.

El sonido -su sonido- es, una y otra vez, un desafío contra el silencio de la muerte.

*

A un año de su partida, se celebrará una misa en la Iglesia San José de Chacao, este 15 de mayo, a las 6:00pm.

Crean campaña para proveer cuerdas de instrumentos a músicos en Venezuela

aquiles-baez.JPG

Recientemente, el músico estadounidense de origen venezolano Mark Brown, autor de El libro real de la música tradicional de Venezuela, lanzó una campaña de recolección de fondos para proveer a músicos y compositores en Venezuela de cuerdas para sus instrumentos.

La intención de Brown es poder hacer entrega personal de las cuerdas a quienes estén involucrados en el desarrollo de estilos tradicionales de la música venezolana. La iniciativa surgió a raíz de los distintos viajes que el artistas ha hecho en el país, con el fin de investigar y recopilar música folklórica para su libro. “Allí he tenido el placer de conocer a cientos de extraordinarios músicos y compositores, y quiero ayudarlos a mantener activos y productivos en el desarrollo de nuestras tradiciones musicales”, explica.

Según se muestra en la campaña, disponible haciendo clic aquí, el costo promedio de un juego de cuerdas es de 25 dólares, incluyendo el envío dentro de Estados Unidos y hacia Caracas. Está abierta la posibilidad de hacer llegar una donación a algún artista en particular. “Pondremos videos de la entrega de las cuerdas con testimonio de cada músico”.

Hasta siempre, Juan Vicente Torrealba

El maestro falleció el 2 de mayo de 2019 a la edad de 102 años

El maestro falleció el 2 de mayo de 2019 a la edad de 102 años

“Quiero que mi música suene en La Scala de Milán”. Con ese deseo en su corazón Juan Vicente Torrealba sopló las velitas al cumplir 98 años de edad. Pasaron cuatro más, el maestro llegó a sus 102 y no pudo ver materializado ese sueño. El jueves 2 de mayo de 2019 dejó este plano para, tal vez, encontrarse con el tío Simón, con Otilio, con Antonio Estévez y con tantos otros que partieron de esta Tierra dejando un legado en nuestra música.

Para muchos, hablar del maestro Torrealba es evocar las notas de “Concierto en la llanura”, su obra más emblemática. Sin embargo, fue autor de más de 300 composiciones, como “La potra Zaina”, “Muchacha de ojazos negros”, “Sólo con las estrellas”, “Esteros de Camaguán” y “Rosario”, las cuales quedaron registradas en más de 130 discos.

No es descabellado, entonces, que para muchos este caraqueño criado en tierras guariqueñas sea considerado como la voz más representativa del llano venezolano, lugar en el que aprendió a tocar la guitarra, el cuatro y el arpa y que fue musa importante de sus creaciones.

Su esfuerzo por traer la tonada de las faenas de ordeño a la capital venezolana, estilizarla y crear su propia música, “la torrealbera”, como él mismo la definía, le valió ser galardonado en 2015 con un Grammy Latino honorífico.

Pero el maestro era más que arpa, cuatro y maracas. Sus últimos años los enfocó en promover su música sinfónica. De allí, probablemente, su deseo de sonar en el Teatro alla Scala. Juan Vicente Torrealba falleció sin que se cumpliera su anhelo. Pero la música trasciende la propia vida de quien la crea, y sin duda, las creaciones torrealberas han marcado un hito en la historia de la música venezolana. Quizá algún día, una de las salas de ópera más famosas del mundo sea contagiada con los sonidos del maestro Juan Vicente Torrealba.