Gaita

50 años sin Ricardo Aguirre, El Monumental

ricardo-aguirre(2).png

Por Eudomar Chacón

Razón tenía la señora Ida Cira González cuando decía que el cuarto de sus hijos varones vino al mundo “enmantilla’o”. A su muchacho, Ricardo Aguirre, que creció rodeado de cantantes e instrumentistas, sumergido en música desde la cuna y envuelto en cultura zuliana, le bastaron 30 años de vida para dejar su huella en la historia y ser para siempre, tal como lo bautizaría el abogado y crítico gaitero Octavio Urdaneta, “El monumental”.

Madre mía, si el gobierno no ayuda al pueblo zuliano, tendréis que meter la mano y mandarlo pa’l infierno. Los versos de Aguirre trascienden su época y sus circunstancias y son una constante en la fiesta navideña venezolana. No sólo persiste en el cancionero decembrino del país su himno, La Grey zuliana, a través del cual clama a la Virgen de La Chinita por su intervención divina. También suenan Maracaibo marginada, La pica pica, Gloria de un parrandón, Poema gaitero, Gaita del 65 y muchas otras.

Ricardo José Aguirre González, cuyo rostro con lentes de pasta se convirtió en ícono de la gaita zuliana, nació el 9 de mayo de 1939 en el seno de una familia muy musical. Sus abuelas Hermelinda González y Dolores Aguirre entonaban valses, tangos y boleros. Pancho Landaeta, su abuelo, cantaba en retretas. Sus padres amaban la música y todos sus tíos tocaban el cuatro. En los patios de la barriada Santa Lucía, donde creció, se oían valses, bambucos, danzas y contradanzas. Todo eso impregnaría la crianza de Ricardo y de su hermano Renato Aguirre, también artista insigne.

El aporte de Aguirre desde la enseñanza es otra arista de su biografía. Cuenta el cronista Miguel Ordóñez, autor del libro Ricardo Aguirre, El Monumental, que Ida Cira, su madre, motivada por un anuncio de prensa del Ministerio de Educación, hizo las gestiones para que a su hijo lo aceptaran en la Escuela Normal Gervasio Rubio, de donde egresó como maestro en 1958, a sus 19 años de edad. En paralelo a su trabajo docente, se consagró como locutor de radio. Su tiempo se dividía entre las aulas de clase, la radio y el universo por el que sería conocido en todo el país y por el que hoy lo seguimos recordando: la gaita.

ricardo_aguirre.jpg

Aguirre integró las agrupaciones Cardenales del éxito y Saladillo, con las que grabó esos éxitos en los que le cantó a Maracaibo, su ciudad, y a su gente; en los que abordó sus angustias, elevó su voz de protesta contra las injusticias y por los que, incluso, sufrió persecución y hostigamiento político: era militante del partido Copei, lo cual lo hizo blanco del gobierno del adeco Raúl Leoni, y en esa etapa terminó desempleado justo cuando su esposa, Teresita, daba a luz a la segunda de sus cuatro hijos.

En esos tiempos difíciles le dijeron que renunciara a su partido y le propusieron que compusiera una gaita para Acción Democrática, a lo que se negó: “Dijo ¡No! –recordaba Teresita en una entrevista que concedió al diario Panorama–. “Él ya había sido adeco y se decepcionó de ellos”. Pasada la turbulencia, ya en tiempos de Rafael Caldera, rechazó una designación como supervisor del Distrito Escolar Maracaibo para ejercer labores de coordinadoción educativa en los municipios Mara y Páez.

La mañana del 8 de noviembre de 1969, durante el mes de la Virgen, Maracaibo despertó conmocionada. Había llovido en la madrugada y Aguirre sufrió un accidente fatal en su vehículo. La despedida fue multitudinaria. La tristeza arropó esa y otras Navidades en su tierra que hoy sigue coreando a todo pulmón: La grey zuliana, cual rosario popular/ de rodillas va a implorar a su patrona/ y una montaña de oraciones quiere dar/ esta gaita magistral que el Saladillo la entona.

El Pollo Brito se viste de Gaitero con Guataca Nights

Pollo Brito 1.jpg

El cantante, cuatrista y showman ganador de Latin Grammy, Rafael “Pollo” Brito, celebrará la Navidad con acento zuliano —porque no hay Navidad venezolana sin gaita— llevando su espectáculo Gaitero por sedes guataqueras de Estados Unidos, y subiendo el telón en República Dominicana, entre noviembre y diciembre.

La gira de Brito, uno de los artistas más completos y versátiles de la escena musical del momento, comenzará por Boca Ratón el 24 de noviembre. Seguirá con el estreno de la plaza de Santo Domingo el 4 de diciembre, luego en Nueva York el 5, el 12 en Houston, el 13 en Dallas, y para cerrar el periplo, Orlando el 14 de diciembre.

Gaitero es un espectáculo que nació por aclamación popular. Un video de Brito en su cuenta de Instagram generó tal revuelo que comenzó a recibir propuestas de recitales en clave gaitera. En cada uno de sus conciertos navideños de 2018, Brito tocó 45 gaitas, proeza que pretende repetir esta vez, cuando le rendirá un tributo, como parte de sus presentaciones, a Ricardo Aguirre (1939-1969), un prócer gaitero que este año cumplirá 50 años de fallecido.   

Brito, quien actuará acompañado por Adelmo “Cokis” Gauna (percusión), Rafael Querales (bajo),  Jesús “Chuchito” Ibarra (voz, coros) y Carlos “El chupón” Parra (piano), suele tocar varios clásicos de la autoría de Aguirre, como la popularísima La Grey Zuliana. También se pasea por piezas insustituibles del cancionero marabino, algunas escritas por Neguito Borjas, como La gaita onomatopéyica; otras de Leandro “Papi” Zuleta, y también de Eurípides, Astolfo y Wolfgang Romero.   

Aunque no sea de origen zuliano, El Pollo, hijo de padre carupanero y madre trujillana, nacido en Caracas pero criado en Los Teques, se define como gaitero porque ha estado cultivando ese género musical desde los 11 años de edad y, además, desde siempre ha sentido una conexión especial con Maracaibo y su gente. De los premios gaiteros, ha ganado muchos: el Mara de Oro, el Cacique de Oro, el Gaiteando de Oro, el Águila de Venezuela.  

La de gaitero es apenas una de sus facetas. El Pollo es un músico de rigurosa formación académica que fue oboista de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Es un instrumentista que podría dedicarse únicamente a tocar el cuatro. Es un virtuoso, maestro de algunos de los más deslumbrantes ejecutantes del instrumento venezolano por excelencia, como los integrantes del C4 Trío, por ejemplo. Ha sido animador de Portada’s, magazine televisivo que en su momento fue el más visto del país, y ha actuado incluso en obras teatrales. Además, es un afinado y recursivo cantante, que comenzó una carrera exitosa modernizando la música venezolana para luego demostrar una gran habilidad al abordar ritmos distintos.

La música tradicional de su país es una de sus pasiones. La cultivó desde siempre, sobre todo cuando integró ensambles como Pabellón sin Baranda, Arcano y Bak Trío, pero la llevó al formato disco, firmando como solista, en álbumes como Una casita bella para ti (2005), Se canta venezolano (2008), De Repente (grabado con C4 Trío y ganador del Latin Grammy 2014 a Mejor Ingeniería de Grabación) y Pa’ tío Simón (2015). También editó un álbum doble en directo titulado Boleros (2011) y otro de Homenaje a Tito Rodríguez (2014). En 2018 lanzó su último disco Manzanero, en homenaje al maestro Armando Manzanero. Uno de sus próximos proyectos será llevar el concepto de Gaitero a producción discográfica.

Guataca sube el telón en República Dominicana con el Pollo Brito

El Pollo en el Festival Caracas en Contratiempo, organizado por Guataca en 2016. Foto: Archivo Guataca

El Pollo en el Festival Caracas en Contratiempo, organizado por Guataca en 2016. Foto: Archivo Guataca

La familia guataquera sigue creciendo: nuestra primera edición de Guataca Nights en Santo Domingo, República Dominicana, llevará el sabor Gaitero de Rafael “Pollo” Brito el próximo 4 de diciembre.

El cantante, cuatrista y showman ganador del Latin Grammy será el encargado de subir el telón en la capital del país caribeño con un espectáculo enmarcado en el tour que el artista realizará entre noviembre y diciembre y que lo llevará por varias sedes de Estados Unidos: Boca Ratón, Nueva York, Orlando, Houston y Dallas.

República Dominicana es la séptima nación en la que estamos presentes, incluyendo a nuestro epicentro, Venezuela, y a Estados Unidos, Panamá, México, España y Argentina.

En 2018, cuando se realizó la primera edición de Gaitero, Brito tocó 45 gaitas en cada uno de sus conciertos navideños, proeza que busca repetir esta vez, cuando le rendirá un tributo al maestro Ricardo Aguirre (1939-1969), prócer gaitero que este año cumplirá cinco décadas de fallecido.

El currículo de El Pollo incluye una rigurosa formación académica como oboista de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Además es un virtuoso cuatrista, maestro de algunos de los más deslumbrantes ejecutantes del instrumento, como los integrantes del C4 Trío. Ha sido animador de Portada’s, magazine televisivo que en su momento fue el más visto del país, y ha actuado incluso en obras teatrales. Además, es un afinado y recursivo cantante, que comenzó una carrera exitosa modernizando la música venezolana para luego demostrar una gran habilidad al abordar ritmos distintos.

Fue integrante de los ensambles de música tradicional Pabellón sin Baranda, Arcano y Bak Trío. En 2005 lanzó su primer álbum solista, Una casita bella para ti, al que siguieron Se canta venezolano (2008), De Repente (grabado con C4 Trío y ganador del Latin Grammy 2014 a Mejor Ingeniería de Grabación) y Pa’ tío Simón (2015). También editó un álbum doble en directo titulado Boleros (2011) y otro de Homenaje a Tito Rodríguez (2014). En 2018 lanzó su último disco Manzanero, en honor al maestro Armando Manzanero, con el que ganó dos Pepsi Music. Uno de sus próximos proyectos será llevar el concepto de Gaitero a producción discográfica.